miércoles, 30 de marzo de 2011

Olson: Desmitologización de la cultura escrita (1998)

Olson. D. (1998). Desmitologización de la cultura escrita. En El mundo sobre el papel (pp. 21-39).
Barcelona: Gedisa.

Olson plantea como hecho el que toda la sociedad funcione en base a la escritura como intermediario en los acontecimientos significativos. Por esto, plantea que "entre nuestras habilidades más valoradas se encuentra nuestra capacidad para utilizar textos escritos, es decir, nuestra cultura escrita" (p.21).
A través del texto plantea cómo se relaciona la escritura con la alfabetización y el desarrollo social, cómo es que se le valoriza de una forma tal que se hace un antes y un después tanto en el mundo clásico como en el actual: si eres letrado o si es que sabes escribir vas a salir de la pobreza y del desempleo con creces. Se plantea, así, a la escritura como un medio, o quizás un símbolo, de superioridad.
Pero luego, en la página 22, esboza: "En las últimas dos décadas, esta posición ha comenzado a desintegrarse. Las culturas menos letradas han visto el valor que las culturas occidentales acuerdan a la cultura escrita una forma de arrogancia (Pattanayak, 1991), y los investigadores occidentales han considerado que la retórica de la cultura escrita excede en mucho la validez de sus pretensiones".

El principal objetivo de Olson es, como dice en la página 23, "sentar las bases para una nueva comprensión de lo que fue crear y hoy es vivir 'un mundo sobre el papel'".

Enumera seis creencias que deben desmitificarse con sus respectivas objeciones.
La primera de ellas es lo que aparece, según Olson, explícitamente en Saussure y Bloomfield de que la escritura es la transcripción del habla, por el hecho de que todo lo dicho puede escribirse y todo lo que se puede escribir se puede también decir. Pero esta noción deja afuera toda la fuerza ilocutiva y paralingüística que un enunciado pueda tener, tal como Blanche-Benveniste plantea en su texto.
Luego, la superioridad de la escritura respecto del habla, debido a la precisión de la escritura versus el desorden del habla. Lo desmiente diciendo que la escritura es la representación del habla, por lo que de superior, nada. Además, pese a que un pueblo carezca de escritura no significa que no tenga gramática y léxico que permita comunicar significados. De esta forma, "el discruso oral precede y rodea la preparación, interpretación y análisis del discurso escrito" (p.28), por lo que son dos planos independientes.
En tercer lugar, está la superioridad del alfabeto escrito, que luego se dedica a desenaltecer planteando que la escritura griega fue solo la adaptación de un silabario.
En cuarto lugar, está la escritura como órgano de proceso social, y ello su relación con el desarrollo y la civilización. Pero luego se plantea que a la vez que libera, esclaviza y funciona como herramienta para controlar a las masas a través de normas y disciplina.
Como quinto, está la cultura escrita como instrumento de desarrollo cultural y científico versus la oralidad y los mitos. Pero se comprueba más tarde que la escritura, en Grecia, no tenía la predominancia que quieren hacer creer, ya que primaba el diálogo y la oralidad, por lo que es una noción equivocada.
En último lugar, está la cultura escrita como un instrumento de desarrollo cognitivo, del mismo modo en que lo era del desarrollo cultural. Se niega por el hecho de que los medios de comunicación son distintos que el conocimiento que se comunica, y además es el habla la que enseña más que la escritura. Nace también el término de los alfabetos funcionales: depende del contexto su funcionalidad.

Olson plantea que el principal problema es que no se ha ligado la escritura al pensamiento y a los procesos sociales, y solo se simplifica a su oposición con el habla y su aparente "superioridad": "Mi objetivo es mostrar cómo nuestra comprensión del mundo, es decir, nuestra ciencia, y nuestra comprensión de nosotros mismo, es decir, nuestra psicología, son producto de nuestras manera de interpretar y crear textos escritor, de vivir en un mundo de papel" (p.39)

1 comentario:

  1. A esta ficha le falta mucho trabajo, pues predomina el resumen del texto sin enunciar muchas conclusiones o sin aventurar para qué podría servir esta discusión. Hay mucho para completar a la luz de la discusión en la que hemos trabajado en el curso: si bien la escritura en sí no es una herramienta de desarrollo cognitivo, por ejemplo, sí podría discutirse que hay ciertos conocimientos que se transmiten a través de formas particulares de lenguaje (ver al mismo Olson más moderno), ¿no? ¿Cómo se soluciona esa aparente contradicción, o en realidad esto no es contradictorio? ¿Cómo lo relacionamos con la funcionalidad del lenguaje?
    Algunas cosas de edición: decir "alfabeto escrito" es una redundancia :)

    Reitero mi comentario sobre re-plantearse o explicitar el foco de lectura. Así, el trabajo de lectora crítica de los textos te será mucho más fácil.

    ResponderEliminar